In Memoriam de una noche más

Pero menos por tus besos
que por mi imposibilidad de sacudir pensamientos
fuimos cayendo en un bosque 
de ramas acariciantes
     nervios que se desperezaron
     vellitos de mi piel que se sorprendieron
con todo lo tuyo y lo mío
    lo que nos dijimos al oído
    lo que bebimos, fumamos, sentimos
Frases dichas y yo sintiéndome la única
en alcanzar su sentido de sonrisas
Algunos "nuncas" salieron de tu boca
como siempre, no supe si creerte.
Mi lentitud me sobrepasaba
dejé que me rozaran tus brazos
arrullada, dejé que me hablaran
tus culpables huellas digitales.
Ayer fue demasiado por años
por décadas
por tiempo intiempo
NUNCA regresará ese salvajismo de tu voz
ni el grito extasiado
de mi vagina.
Atravesamos nuestro cansancio,   nos miramos
 tratamos de descubrir nuestros rostros
levantar la piel:       entrar y salir
Yo quedé con mi cuerpo     desgastado
          mi mente      agotada
        mis ojos       cerrados
No más ansias:         las conocimos
pero huyeron al ver tanto de todo.
PUBLICADO en 
Hojas Sueltas. Monitor literario. 
Año 2, Números 6-7. Universidad Autónoma Metropolitana - Xochimilco 
Ciudad de México, noviembre, 1982